lunes, 14 de abril de 2014

Con la endometriosis lloré...

Con la endometriosis he llorado... Soy optimista y normalmente me gusta quedarme del lado de la luz. Soy agradecida por la vida que tengo, pero creo que cualquiera que la sufra tiene sus días oscuros. 

Con la endometriosis lloré el día que después de varios meses sintiendo un dolor extraño, mi médico de familia me dijo simplemente que era la cicatriz  de la cesárea de hacía 10 meses "acomodándose". Yo sabía que no.  

Lloré cuando tuve que cambiar mi día a día con mi bebé. Encerrándome en casa cuando me dolía, cancelando planes, dejando de ver amigos.. 

Lloré cuando había ya pasado un año y no encontraba respuestas. 

Lloré cuando en urgencias dos doctores diferentes revisaron mi caso y al final me mandaron a casa diciéndome que los dolores eran solo gases. 

Lloré cuando finalmente mi médico de familia me dio ordenes para ecografías y nadie encontraba nada. 

Lloré cuando en otra diferente que intentamos encontraron "algo" pero no sabían qué. 

Lloré cuando un tiempo después el técnico anticipado que me hacía una tomografía pensó que podía ser algo maligno. 

Lloré unos días después cuando los resultados decían que no. 

Lloré cuando corrí a la consulta del médico a decirle que el diagnóstico raro de la tomografía me había hecho investigar, que finalmente encontré un caso parecido al mío y al final era lo que yo sospechaba que tenía pero que ni estaba segura de que podía pasarme en mi situación: endometriosis. 

Lloré cuando al fin la cuarta doctora a la que acudí me dijo después de examinarme muy bien que ella estaba segura de que lo mío era "endometriosis en el músculo" que no estuviera tan asustada. 

Lloré el día que llegué a la quinta doctora (del público, porque la del diagnóstico era demasiado cara) y me dijo que si lo que tenía era dolor, que tomara paracetamol. Que cómo iba a tener endometriosis si no tenía útero. Ese día lloré también por la impotencia que me causa la ignorancia (incluso de los médicos) sobre esta enfermedad crónica, a pesar de que afecta a 176 millones de mujeres en el mundo.

Lloré el día que en un examen finalmente se vio algo más claro, claro, ya habían pasado dos años, estaba más grande y cada día dolía más. Un médico, de esos buenos, el sexto en estudiar todo, dio el diagnóstico definitivo: endometriosis de la pared abdominal. Eso explicaba el dolor al moverme, reírme, toser, estornudar.. ¿cuándo no usamos los músculos del abdomen?.. 

Lloré mientras me hacían la resonancia magnética para ver la profundidad del problema. Me sentí demasiado vulnerable y asustada. 

Lloré cuando sin saber qué hacer, con la orden de cirugía ya en la mano,  una mujer que sufre lo mismo me ayudó sin conocerme y me consiguió una cita con un médico especialista, en un hospital público y sin esperar más. El séptimo médico. 

Lloré mientras esperaba la cirugía, porque los días con dolor se fueron haciendo peores, y mi paciencia enel día a día más corta. 

Lloré el día antes de irnos al hospital, abrazada a mi niña, diciéndole que la amaba. 

Lloré al momento de besarla cuando me llevaban al quirófano. Ella también. 

Lloré cuando unas enfermeras me preparaban para la cirugía y me preguntaba si ya había sido operada - Sí, una cesárea/histerectomía a las 25 semanas por tres kilos de miomas-.

Lloré más cuando me preguntaron por el bebé. Les dije su nombre, que tiene tres años y que es preciosa.. 

Lloré cuando después de pasar el día contenta a pesar de los vómitos y de los mareos post-operatorios, porque al fin salí de "esto", la octava doctora me dice que la operación fue complicada, que el endometrioma estaba  demasiado agarrado al músculo y que tuvo que cortar parte de este y de la membrana que lo cubría. Ahora hay una red en su lugar.

Lloré en la soledad horrible de mi cama de hospital. Hasta ahora habían sido pocas lágrimas y a seguir luchando,  pero en este momento deje salir todo. Aquí es cuando más llore. Sin parar, despacio para que no me dolieran las grapas. Tres jodidos años, los mejores de mi vida y al mismo tiempo los más dolorosos, con este fantasma encima queriendo hacerme sombra. 

Lloré con cada aguja, que fueron pocas, es verdad, pero estoy harta del dolor coño, harta. 

Lloré al ver a mis amores irse al hotel sin mi por tercer día consecutivo. Por mi pequeñita diciéndome que me daba un abrazo y así ya no iba a estar más triste. Debía estar feliz de escuchar eso, pero lloré y lloré...

Lloré al salir del hospital despacito, llevando a Mími de la mano, mientras ella me decía "¿viste mamá? hay sol... " y me besaba la mano que aseguraba la suya. 

Lloré cuando finalmente en casa, todos nos fuimos a dormir, pero yo sigo en una cama sola, ya no como la del hospital, pero sola, porque tengo miedo de que me lastimen mientras duermo. Y la soledad cuando no estás solo, es peor. 

Lloro porque me cuesta este reposo fuerte, en el que ni debería estar sentada escribiendo esto. ¿Cómo reposas el abdomen? ¿acostada boca arriba, si moverte? Seguro cuando la doctora me dijo que no hiciera esfuerzos con el abdomen quería decir cosas más pesadas, pero  estoy preocupada, tengo miedo de joder todo. De que mi cuerpo rechace la red que me pusieron para no dejar pasar los intestinos donde antes estaba el músculo. 

Lloro porque tengo miedo, esta vez no lo puedo evitar, pero eso también significa que estoy viva, lo sé. 

Soy valiente, creo que sí. Una guerrera, puede ser. Una más de tantas. Pero también tengo días oscuros, y lo más irónico de todo, es que cuando finalmente la endometriosis se ha ido, es cuando más lloro porque estuvo. 




18 comentarios:

  1. Lo peor ya pasó Gracias a Dios!! ahora a tratar de hacer full reposo por lo menos 10 días, díficil con un hijo lo sé,,,pero haz el intento!

    Creo que son muy normales tus sentimientos, a liberarlos, llora si quieres, grita jejeje.
    Te deseo una pronta recuperación!!

    Mis mejores deseos!!
    Patty

    ResponderEliminar
  2. Ánimo esta pesadilla se terminó, ahora a recuperarse y cuando te puedas mover y cada día te vayas sintiendo mejor verás como ya ves las cosas de otro color. Besos. Inma

    ResponderEliminar
  3. Hola, Verónica.

    Este post lo escribes desde el dolor (y la superación), sin embargo, te estoy escribiendo con una sonrisa en la cara y es porque llevo más de media hora enganchada a tus posts, y a la alegría que desprende tu vida ahora... tu vida de amor, campo y felicidad... cuánta naturalidad y ternura... mi enhorabuena, por esa familia tan bella que habéis creado... sois unos luchadores, enhorabuena de verdad, de una desconocida.

    Un abrazo, te seguiré leyendo :) muá!!!

    ResponderEliminar
  4. Estoy tan orgullosa de ti Vero! Este blog me ha traído a conocerte y no puedo más que agradecerle a Dios por eso.
    Guerrera, valiente, optimista, gran mujer, gran hermana, gran hija, amiga, madre, esposa. Dios... debió ser tan difícil pasar por todo esto, a veces me quejo por puro vicio y luego me regaño por chillona.

    Eres un gran ejemplo hermosa, me encanta leerte y saber que lo peor se está yendo, seguro que con ese positivismo andante que eres todo irá mejor, y estaremos aquí para ser testigos de esta superación.

    Te quiero mucho, te envío muchos besos y a Mími! Que Dios te de fortaleza como hasta hoy, llora lo más que puedas, llora mucho porque de aquí en más serán sólo lágrimas de emoción y felicidad. Amén y amén!

    ResponderEliminar
  5. Vero llora todo lo que tengas que llorar (eso te ayudara) estoy segura que en un poco tiempo los besos de Miranda y el color de la primavera te darán fuerzas para sonreír y entonces SONRÍE MUCHO ademas que en las fotos se ve que tienes una HERMOSA SONRISA!!

    ResponderEliminar
  6. Vero me alegro muchísimo que estés en casa. No tengas reparo en llorar, que son lágrimas que tenías dentro y que hay que sacar. Saca de ti todo el sufrimiento que tienes acomulado.Tus lágrimas darán paso a nuevas sonrisas.

    El doctor que me realizó la fiv exitosa es especialista en endometriosis, clinica bionac Doctor Jose Navarrro Pando. Hace mucha divulgación para evitar precisamente lo que te ha pasado, que rotes por casi una decena de médicos. Es un excelente profesional y muy humano. Puedes mirar su perfil en linkedin, es muy accesible si se le escribe para preguntarle por cualquier cosa.
    Mucho ánimo, que ya se ve la luz al final del tunel.
    La madre de los mellizos.

    ResponderEliminar
  7. Querida Vero: tienes todo el derecho del mundo a hundirte, hazlo, déjate caer hasta que llegues al fondo y cuando eso suceda da una patada al fondo que te impulse a subir a la superficie, suavemente y en paz. No tienes que ser fuerte siempre, no tienes que luchar siempre, es una trampa que a una le adjudiquen siempre ese papel, una cárcel que te agota.
    Muchas veces somos fuertes porque no nos queda otra opción, no hemos elegido serlo sino que nos hemos visto obligadas a ello. Es tan injusto tener que ser valiente cuando no te apetece una mierda serlo...
    De modo que si no quieres ser una heroína, concédete el derecho a no serlo. Descansa también de llorar, de sufrir, sólo regálate paz y por unos días deja que tu vida sólo sea respirar, sólo quietud.
    Te deseo lo mejor
    mamisigloXXI

    ResponderEliminar
  8. Mimi tiene a quien salir!! Eres muy fuerte y valiente. Llora y grita por todo lo pasado y por el presente tan doloroso. Vuestro futuro esta lleno de risas. Besos

    ResponderEliminar
  9. Perdona porque con eso de que Pequebatallas sigue pachucho, me perdí la otra entrada. Tienes total derecho a la pataleta, es más creo que es necesaria, llorar, enfadarte, preguntarte porque a tí, etc.. Pero tampoco te estanques ahí, saca fuerzas y levanta el vuelo en cuanto puedas, que tu familia y sobretodo tu, lo mereceis. Muchisima suerte, piensa que lo peor ha pasado. Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  10. Hola Vero, son momentos difíciles y dolorosos, pero no me cabe duda que saldrás adelante, como ya lo has hecho y nos has inspirado a otr@s a seguir! Una piedra más, ... para edificar tu castillo , como en el poema de Fernando Pessoa.

    Ánimo y un abrazo fuerte desde Nicaragua (Centroamérica)
    Danelia.

    ResponderEliminar
  11. Vaya Vero... Cuánto dolor. Es tan normal que llores y llores. Estoy segura que también eso te hará bien y te ayudará a sanar. Me parece necesario sacar todas esas lágrimas a veces. Soy de las que piensa que en ocasiones ayuda, y mucho.

    No hay duda de que eres una gran guerrera y tu pequeña también. Descansa mucho todos los días que hagan falta, para poder después recuperar todo el tiempo que te perdiste por tus dolores, y reir, saltar, correr, jugar a tope a todas horas.

    Un abrazo enorme familia.

    ResponderEliminar
  12. Te leo llorando.

    Y tu llanto es puente, golpe, valentía y debilidad.

    Es humanidad.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  13. Gracias mujeres. Gracias por la energía, por entender,o casi hacerlo, por desearme lo bueno de acuerdo a lo que cada una cree.

    Lo que me cuesta de este reposo no es estar acostada en el sofá sin poder hacer casi nada. No, eso también tiene su lado bueno no? por lo menos en mi caso, que aunque no tengo sopita de mamá, tengo los experimentos gourmet de mi adorado marido :)

    Después de la cirugía, quería rendirle tributo a mi cuerpo valiente, que ha aguantado tantos los últimos 5 años (aborto, hemorragias, embarazo de alto riesgo con dolores horribles, reposos, falta de ejercicio) quería hacer esa carrera de 10km que he querido correr en honor a Mími desde que nació, quería volver a hacer yoga e incluso ya estaba soñando con volver al curso de profesora.. pero ahora no estoy muy segura de si esas cosas van a pasar. Tal vez me estoy adelantando un poco y sí voy a poder dentro de unos buenos meses, pero lo de la malla me tiene nerviosa por el riesgo de hernias y porque no quiero volver al quirófano. Y es inevitable sentir rabia.

    Nadie me habló de este riesgo de quedar con una prótesis y ha sido un shock para mi.

    Antes de la cirugía, ya me ilusionaba pensar que después de un par de meses iba poder entrar al gym, hacer pesas, volver a tener mis piernas de hace 5 años, que iba a poder llevar a Mími en brazos de nuevo, porque lo amamos ella y yo. Pero ahora no puedo levantar peso.

    Habrá quien no esté interesado en ejercitarse, a quien lo último que se le pase por la cabeza estando recién operado sea el aspecto de sus abdominales. Pero bueno.. a mi me importa.

    Y bueno, no es todo la parte física, también, como dice mamisigloxxi "Es tan injusto tener que ser valiente cuando no te apetece una mierda serlo..." llevo 5 años teniendo que luchar, ser valiente y optimista. He cambiado mucho, me siento más fortalecida espiritualmente que nunca, sé mejor que nunca lo que quiero y lo que me importa, pero también extraño mi parte mamarracha, el lado "whatever" de mi vida, el lado que chilla porque no le da la gana de que le inyecten algo y se lo deja saber a la doña enfermera que la mira con ojos de águila detrás de los lentes gordos.

    Igual aquí vamos otra vez. Ya volví a las palabrotas, a las respuestas sinceras e incómodas, a los chistes que hacen reír a Mími... voy regresando... me reinvento un poco, porque no se vuelve a ser la misma después de estos sustos, porque igual no quiero serlo, sería aburrido. Encuentro fascinante que aun a los 30 cambiemos, tengamos la oportunidad de elegir quiénes queremos ser.

    Ahora, claro que no rindo. Los 10k vienen, van a tener que seguir esperando un poco más, pero cuando llegue a la meta lo voy a disfrutar al máximo. Y después, voy a comer arroz chino :P

    GRACIAS! el castillo tiene una piedra más, esta es grande, tal vez la usemos de mesa ;)





    ResponderEliminar
  14. No había leído esta entrada. Debe ser muy difícil todo por lo que has pasado, pero piensa que por fin dieron con el problema y está solucionado. Tómate el tiempo que necesites para descansar y recuperar tu vida normal, verás que pronto podrás disfrutar de todo al 100% y la endometriosis quedará atrás. Cada experiencia te hace más fuerte, guerrera!! Un besazo enorme <3

    ResponderEliminar
  15. Una guerrera, diosa maravillosa! Leerte... te siento y estoy contigo! No se que me hizo llorar mas, tu post lleno de verdades y momentos duros o tu respuesta, llena de esperanza y luz, a todas las mujeres maravillosas que dijeron tantas cosas bellas y también inspiradoras. Sin embargo acoto, no lloré de tristeza madrecita, lloré de felicidad, porque te sigo leyendo y porque dentro de mi existe la seguridad de que te seguiré leyendo, te oiré y te veré; podre darte todos los abrazos, besos y amapuches que no he podido en todo este tiempo, echaremos los cuentos y seguiré amando esas largas chacharas que se suscitan naturalmente. Celebraremos, porque no es fácil pero es una maravilla. Todo castillo necesita una mesa <3 TE AMOOOOOOOOO!!! y si supieras cuanto te admiro. Gracias por ser y estar, agradezco al universo por ti <3

    ResponderEliminar
  16. Vero he estado desconectada. Me quedé plof con tue entrada y tanto sufrimiento previo. Ya pasó lo peor. Ahora a soltar todo ese lastre emocional. La pequeña Mimi como siempre tan grande!

    ResponderEliminar
  17. me has hecho llorar, por q es como leer mi vida, han sido muchos los dia de desilusion, y tristeza, pero hay q ser positivas y seguir adelante, esta enfermedad es como una piedra en el zapato, pero A mi Jehova dios me ha dado la fortaleza para seguir, cuando estoy a punto de desfallecer,, querida te mando un versiculo de la biblia q me da animo y espero q a ti tambien puedes leerlo en tu propia biblia cuando te sientas triste, Isaias 41:10 dice : No tengas miedo, porque estoy contigo. No mires por todos lados, porque soy tu Dios. Yo ciertamente te fortificaré. Yo cierta y verdaderamente te ayudaré. Sí, yo verdaderamente te mantendré firmemente asido con mi diestra de justicia’.

    asi que animo solo Dios nos puede dar su paz q supera todo pensamiento y guardara tu mente y tu corazon de pensamientos negativos,, animo!!!!!!

    ResponderEliminar
  18. y puede darnos el aguante q necesitamos para afrontar esta horrorosa enfermedad...

    ResponderEliminar

Gracias por comentar y por la buena compañía ^_^

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...