lunes, 30 de diciembre de 2013

Lo mejor del 2013 en imágenes


El 2013 fue bonito, aunque echamos mucho de menos a nuestras madres. Espero tener la dicha de abrazar a la mía dentro de poco.

El año comenzó con la fecha más dulce: el cumpleaños de mi pequeña, seguido de nuestro viaje a Suiza en el que nos calentamos el corazón con la compañía de la familia y en cual vi a mi chiqui jugar por primera vez con su prima Mica.

Luego vino un viaje muy esperado por mi: París. Fue delicioso, y la experiencia de llevar a Mími a Disneyland es una que a pesar de agotadora, tenemos que repetir.

Mi pequeñita sonriendo en la cama la mañana en la que cumplía dos años del alta, ocupa el quinto momento más especial. Y después, una representación de todos los picnics que disfrutamos durante la primavera.

La visita al Oceanário de Lisboa fue especial, y me dejó muchas imágenes lindas.

Con el verano, llegó la playa, y las visitas a la biblioteca por las mañanas. En el noveno lugar vamos felices en el tranvía de Lisboa camino a la Biblioteca Camões.

También este año visitamos Sintra, después de tener muchas ganas de volver desde que Mími nació. Fue revitalizante el contacto con la naturaleza, y esta vez tuvimos la compañía de mi hermana, que fue lo mejor del verano sin duda.

Mími encantada disfrutó cada día al lado de su tía, hicieron un dúo fantástico.

Los amigos del parque fueron también de lo mejor del 2013, ver a Mími jugar acompañada, preguntar por ellos, compartir... los extrañamos mucho.

Poco antes de partir de Lisboa, salimos mi tigrita y yo a pasear por el barrio como si fuéramos turistas, y nos dejamos conmover por los miradores de la ciudad y su atardecer sereno.

Ahora en la casa en el pueblo, lo más especial es ver a Mími feliz cuando llega su abuelo, cuando le hace cariños al gato o cuando juega a lanzar hojas al río.

El paseo a Porto de este mes me sirvió para calentar los motores y comenzar a pensar en los viajes del 2014.

En la última imagen Mími pasea uno de sus regalos de Santa, que fue el último momento más hermoso de este 2013, ver su emoción al descubrir los paquetes debajo del árbol es una imagen que se valora y se guarda en el corazón para siempre.

Que tengan todos un buen 2014, lleno de salud y estabilidad. Valoremos lo importante, aprendamos a dar prioridad y a disfrutar más, nuestros hijos crecen, la vida se pasa rápido y hay que aprovecharla.  

domingo, 29 de diciembre de 2013

El mejor regalo


Estábamos esperando esta navidad para regalarle a Mími su primer Lego, vino esta caja entre los regalos de Santa y ha sido el favorito de los tres.

Apenas vi el contenido de la caja sentí la fiebre Lego apoderarse de mi cuerpo nuevamente, y visualicé muchas tardes construyendo con las piezas, los tres juntos, en el tapete de la sala.

El día 26, mientras desayunábamos, Mími jugaba en el suelo, luego de un rato me pide que mire lo que hacía, había armado eso que aparece en la imagen, y me lo describió como: "una casa muy alta, con puerta para que pase la gente"

Me impresionó que dijera "la gente", que grande está. Que buena herramienta este juguete. 

jueves, 26 de diciembre de 2013

Resumen de la navidad 2013

Tenía muchas cosas que hacer el día 24 antes de la cena de nochebuena, y aun no ponía un pie fuera de la cama cuando mi marido me anunció: no hay electricidad. 

Afuera había una tormenta como nunca había visto en el pueblo. El viento me hacía temer que se estrellara una rama en cualquier momento contra las ventanas, entraba agua por los marcos de algunas y llovía fuerte. 

Sin luz en casa, decidimos llamar un taxi e irnos al pueblo a resolver algunas cosas que faltaban, el trayecto que tuvimos que hacer a pie fue horrible. El paraguas no duró ni un minuto abierto, el viento lo destrozó. Corrí hasta la puerta del supermercado para que Mími, que iba protegida contra mi cuerpo, no se mojara. 

De vuelta a casa, tuvimos que esperar 5 minutos dentro del taxi, la cantidad de agua que estaba cayendo hacía lucir la calle como un auténtico río. El agua del río que atraviesa en pueblo, subió tanto que se salió de su cauce y llegaba casi a la altura del puente.

Mími se comió el último chocolate de su calendario de adviento y se durmió para la siesta; yo aproveché para envolver sus regalos. Su padre más tarde tuvo que terminar de armar su trailer a la luz de las velas. 

Llegó la noche y no la electricidad. Y yo en el sofá desanimada y sin ganas de hacer nada. Afortunadamente la cena no dependía de mi. Me bañé y me vestí a la luz de las velas, y por romántico que suene, créanme que pasar toda la cena con la etiqueta del vestido aun colgando y no darte cuenta de que se te olvido quitarte las medias de andar por casa que llevabas encima de las de nylon, es mas bien para reírse a carcajadas. 

Mími estaba un poco incómoda por la oscuridad y las caras poco conocidas, así que no se bajó de mis piernas en toda la cena. A las 10pm comenzó a bostezar y nos fuimos a casa. La dormí con muchos besos y luego me fui a preparar todo debajo del árbol. 

Volvió la electricidad a medianoche, justo cuando en la iglesia del pueblo rezaban la primera oración del padre nuestro. Nosotros creemos que fue un complot del cura para ganar clientes. 

Por la mañana siguiente, Mími estaba de buen humor, y eso que no se esperaba lo que venía. Cuando le anunciamos que finalmente Santa había venido, la sonrisa no le cabía en el rostro, y la prisa le hacía casi flotar en el suelo. 

Cuando llegó a la puerta de la sala, se le iluminó la cara al ver los regalos y corrió a abrazar a su padre. Ese gesto me conmovió mucho. Revisó rápidamente los paquetes antes de abalanzarse a su "carro rojo", de la emoción no encontraba la puerta. Luego desde allí vio una de las cajas que mamá había envuelto "artesanalmente" y gritó: "eso é un leio" Yo no lo podía creer ¿cómo adivinó que dentro había una caja de legos?

Estaba feliz, encantada, no paró de jugar con sus cosas todo el día. Comimos un almuerzo enorme y delicioso, por primera vez tengo una comida de navidad tan venezolana desde que me fui del país: ensalada de gallina (cocinada por el papá en leña!) hallacas y pan de jamón. 

Por la tarde solo quería quedarme en el sofá y ver películas, pero aun faltaba visitar familia y llevar los regalos. Volvimos a casa, comimos un poco de sobras del día y a la cama. 

Me hubiese gustado que el día de navidad durara mucho más, casi no tuve tiempo de estar en el Skype con mi familia en Venezuela y  faltó la parte en la que veíamos con Mími El Mago de Oz. 


lunes, 23 de diciembre de 2013

Felices fiestas a todos


Tengo tantas cosas que agradecer a este año 2013 que solo lo pienso y ya estoy llorando.

Hubo momentos duros, pero al final todo ha salido bien, no sé si por tanto amor, ganas, optimismo, o qué.. pero me siento muy agradecida. 

Ya se acaba el calendario, y estoy feliz porque estamos disfrutando de la ventura de crear este nuevo hogar en el pueblo, porque Mími está más que contenta en su nuevo ambiente y ni usa sola vez ha preguntado por nuestra casa anterior. Sigo feliz porque continuamos en casa los tres juntos, y porque cada noche me voy a la cama cansada pero feliz al lado de mi niña que me dice " te quero muto muto muto mamá". 

Y sobre todo, esta vez estoy feliz por la vida, por la familia que es lo más importante, y el, que es como mi hermano, tuvo una biopsia con resultado "benigno", y después de aguantar la respiración durante una complicada cirugía, al fin pudimos exhalar y llorar de alivio. 

Estoy feliz por la vida que viene, porque otro sueño se convierte en realidad: voy a ser tía, y además ¡es un varón! el varón que mis padres no pudieron tener y que ahora viene a alegrarnos la vida y a dejarse consentir.

Este fue también el año en el que cumplí 30, y en el que he vivido una transformación que no me esperaba pero que me agrada. Una que es como si mi antigua yo y la yo de los últimos 5 años se hubieran encontrado en un bar, bebieron, hablaron y bailaron hasta delirar y se fusionaron con la salida del sol.

Gracias 2013, porque estamos todos, aunque a la mayoría los extraño a rabiar. 










viernes, 20 de diciembre de 2013

Cómo parar de gritarle a nuestros hijos


Qué difícil es esta tarea. Quienes me leen hace tiempo sabrán que es un tema que me importa, y que incluso dejar de gritar estaba entre mis propósitos del 2013.

Aunque suene como si me la pasara gritando, que no es así, sí que grito a veces cuando pierdo la paciencia, y este propósito no puedo decir que lo logré por completo aun, pero estoy mucho más consciente cuando pasa y ahora reacciono más rápidamente para cambiar la situación.

Aun bajo la guardia de vez en cuando y los gritos aparecen , y al calmarme, me detengo a analizar y reconozco que me queda mucho trabajo por hacer pero que voy en el camino correcto, y me motiva más que nada cuando veo en mi pequeña una repetición de lo que soy y de cómo reacciono ante determinadas emociones. Ellos lo copian todo, somos sus espejos.

Algunos de los "trucos" que me han ayudado a gritar menos son los siguientes:

  1. Primero, recordar siempre que el problema es nuestro. No gritamos porque los niños "se portan mal" o porque "son malos", gritamos porque no sabemos cómo controlarnos, porque no estamos educados para canalizar efectivamente la rabia o el estrés, y la culpa es nuestra, no de ellos.
  2. Ayuda mucho analizar qué dispara esa respuesta en nosotros. Yo por ejemplo ya sé que grito más cuando estoy cansada al final del día o cuando tengo dolor físico. Así que cuando estoy en cualquiera de esos momentos me mantengo más alerta a posibles conflictos, y pospongo cosas que no son importantes o que pueden esperar para estar disponible para Mími si se muestra irritable (también le pido más ayuda a mi marido en esos momentos si es posible).
  3. Lo de contar hasta 10, sé que suena muy cliché, y que a veces explotamos sin siquiera darnos cuenta, pero es una cuestión de costumbre, al principio cuesta parar el grito a tiempo, pero luego tu  mente se va "educando" y te verás preguntándote ¿por qué se supone que merece que le grite? antes de soltar el alarido o en medio del mismo.
  4. Durante los meses o años de crianza, escuchamos y leemos ideas o frases que se nos quedan en la memoria  como un mantra y que modifican nuestra manera de vivir y criar. Para mi, la frase que se ha mantenido más en mi mente durante estos tres años es: "No lo hace con mala intención, es una niña, ella también está _______________ (cansada, molesta, con hambre, con sueño..) y no sabe aun cómo expresarlo" y eso me ayuda mucho a ver todo con otros ojos.
  5. Leer, educarse. Los consejos de las abuelas, la mayoría ya caducados o integrados en una forma de educación que afortunadamente tiende a morir o al menos a evolucionar, han creado ideas que han hecho más mal que bien (no te dejes dominar, lo vas a malcriar, etc), hoy hay libros como Ni rabietas ni conflictosde Rosa Jové o como uno excelente llamado Cómo hablar para que los niños escuchen. Y cómo escuchar para que los niños hablen con ideas nuevas y que abren nuestra mente a otras formas de resolver conflictos.
  6. Vivir en el presente. A veces en medio del caos me recuerdo a mi misma que esa niña que está sentada aburrida viendo la tele o alterada de cansancio, en unos años ya ni vivirá conmigo, y cualquier mal humor o rabia desaparece sustituidos por las ganas enormes de abrazarla y quedarme un buen rato conversando con ella mientras le acaricio. Las dos amamos esos momentos.
  7. Pedir perdón. Es una costumbre en casa disculparnos sinceramente cuando nos equivocamos, y siempre que pierdo la paciencia y actúo erráticamente termino disculpándome. Igual eso no me "libera" de la metida de pata, y sigo sintiéndome mal, pero cada vez que digo "lo siento hija, no es tu culpa" me recuerdo de todo lo que ya escribí arriba y mi compromiso a crecer y a mostrarle a Mími que se pueden manejar inteligentemente las emociones.
  8. Vocaliza tu compromiso. Para mi, hablar de lo que quiero lograr, compartirlo con los demás, y hasta publicarlo en el blog, me ayuda a recordar mi propósito y a sentirme más comprometida. 

Parar de gritar es como dejar un vicio o amamantar, hay que querer mucho hacerlo, y los beneficios en el día a día los disfruta la familia entera. 

No seamos los bullies de nuestros propios hijos. No veo mejor propósito de año nuevo que ese. 


miércoles, 18 de diciembre de 2013

Anatomía de un dibujo de Mími

Hace unas semanas estuvimos en la biblioteca y Mími se sentó a mi lado a dibujar, generalmente lo hace concentrada, en silencio, pero esta vez después de cada trazo levantaba la mirada y me contaba lo que estaba haciendo.

A mi me brillaban los ojos de emoción, aquí lo que ella dibujó:


Verles crecer y aprender rockea demasiado.. 

martes, 17 de diciembre de 2013

Viendo la luz al final del "túnel endometriosis"



Después de dos años (y un poco más) de médicos buenos y médicos.. "tercos", de hospitales varios, radiografías, ecografías, tomografía y resonancia, finalmente tengo una orden médica para ser operada por endometriosis de la pared abdominal. 


Una de esas personas que te reafirman que el karma (bueno y malo) existe, apareció y me guió hasta el consultorio del médico que me va a ayudar, de uno que finalmente sabe bien lo que es la endometriosis y de los estragos que puede causar en la vida de una mujer. 

Ahora tengo varios análisis que hacerme antes de la cirugía y una preocupación grande: ¿quién nos va a ayudar mientras estoy de reposo?

Pensar en que mi madre puede venir sería lo más lógico y un proceso sencillo si no viviera en Venezuela... los billetes de avión están a un precio ridículo,  y eso si consigues uno. No hay forma de escapar de esta pesadilla, ni viviendo muy lejos. 

Estoy nerviosa de pensar en la cirugía, mucho, pero ya se va aclarando el panorama. Veremos cómo va todo.







martes, 10 de diciembre de 2013

Conferencia con Santa



Acabamos de tener una llamada de Skype con Santa, Mími por lo menos se acercó, los dos años pasado el personaje le causaba terror. 

Esta vez me acerqué con suavidad a donde estaba sentada y le pregunté si quería hablar con Santa, lo pensó unos segundos, se levantó y saltó gritando ¡Sí mamá! ¡Vamos! 

Entramos a la oficina de papá, donde se encontraba el tío Santa (literalmente) y a Mími casi se le salen los ojos, se abrazó a su papá y le enterró la cara en el hombro. Luego se calmó un poco y animada por mi le dijo a Santa que quería un carro, luego se relajó un poco más y le dijo que el carro lo quería rojo. 

Le animé a que le contara a Santa que tenemos un gato y le pedimos un plato para el. Luego Mími agregó que quería un libro de "mostos". 

Luego salió disparada de la oficina, no se siente muy cómoda con la presencia de semejante personaje, la intimida mucho. 

Este año he recordado mucho mi duda de si le hablaría a Mími de Santa o no, solo debía darle tiempo al tiempo, mi niña es mágica y hoy sería incapaz de negarle esta ilusión. 

jueves, 5 de diciembre de 2013

35 meses


Falta un  mes para mi día favorito del año de nuevo, hoy mi pequeña cumple 35 meses. 

Después de mes y medio de "detox" mi niña ha vuelto a ser la misma: Les había contado que tuvimos problemas con el tratamiento que le mandaron para el asma "Singulair", fueron unos días muy complicados, Mími tuvo terrores nocturnos, estaba agresiva, molesta y lloraba mucho y con mucha tristeza, por primera vez tuve que salirme de un restaurante con ella llorando a gritos. 

Lo peor de todo es la forma en la que lloraba, como si sintiera una tristeza muy grande, nunca me había sentido tan nerviosa y alterada desde que soy madre. Nunca me había sentido perdida hasta ese momento. 

Analizamos todo y coincidimos en que algunas cosas son propias del momento del desarrollo de Mími y de su búsqueda de individualidad, pero que esa tristeza profunda, la agresividad y los terrores nocturnos nos parecían muy seguidos, muy fuertes e injustificados. 

Hablamos con la alergóloga y nos dijo que como ya sabíamos (cuando se lo recetó le dije que estaba al tanto de esos efectos secundarios pero que estaba de acuerdo en intentarlo) estas cosas pueden pasar con ese medicamento. Lo suspendimos y pasamos a los corticoides inhalados con la bomba anti-estática. Las crisis ya estaban siendo muy seguidas y por ahora se ha calmado, a principios de año la llevaré con una especialista de medicina funcional que me recomendaron para saber si tenemos alguna alternativa. 

Hoy me desperté con sus besos, con el cariño de todas las mañanas, y ahora acabamos de celebrar su cumplemés con unas galletas de chocolate que le gustan. Pasamos el día ordenando en casa y jugando en el patio al sol. 

Sigue creciendo y desarrollándose a toda velocidad, lo del idioma ha pasado de ser una sorpresa por palabras nuevas a la emoción de que explique sus ideas y de las ocurrencias diarias. Hoy en el almuerzo dijo que la ensalada de brócolis era "linda como yo"... y aquí más:

-Me corte el cabello, un corte bastante particular, cuando Mími me ve, le pregunto ¿te gusta? me respondió después de pensarlo un poco: te queyo muto mamá.... jajaja ¿como que no?
-Hoy jugando la escuché decir "wow que guaaay" en esta casa jamás se dice esa palabra, Peppa Pig es la nueva hermana mayor (sorry Pocoyó)
-Al despertarse, se quedó en la cama entre los dos, se voltea y me dice: "Me pican los ojos mamá" Primera frase que pronuncia tan perfectamente. 
-Los últimos días en la casa de Lisboa, se la pasa diciendo "cómo" y "como yo" :Mira que elefante más lindo Mími! "como io".. 
-Ha estado muy cabreada porque los juguetes están desapareciendo (están en las cajas de la mudanza) y apenas escucha que cojo uno sale corriendo desde donde esté gritando "eso es míoooooo" 
-Recogí todos los libros de Mími, ella se levantó de la siesta, vio el estante vació y me preguntó muy alterada: ¿Dónde están mamá? ¿dónde está el lilo? ¿Dónde están mis liloooos? con un cabreo que  tuve que taparme detrás de la puerta para que no me viera riéndome. 
-Al fin sé lo que significa cuando Mími se despide diciendo "motayá" quiere decir "hasta la próxima", hace meses que buscamos el significado.
-Mími ya habla mucho, y me sorprende cada día, hoy me dijo "este rompecabeta no mamá, es mu fácil"
-Cuando se molesta por algo como cuando quiero cambiarle el pañal, dice "NUNCA NUNCA JAMÁS!"

También ayer descubrí que llevo un mes poniéndole un abrigo cada vez que dice "mu titío" y al final lo que quiere decir es "muy fino".. (el "guay" en Venezuela que sí es lo que se dice por casa) ahora entiendo su molestia cuando la persigo con el abrigo. Lo descubrí cuando le di su nuevo cepillo de dientes y le pregunté ¿está fino verdad? "sí, mu titío mamá, me encanta"... 

Esta mañana lo confirmamos cuando su padre le dijo "tu si eres fina Mími" y ella le respondió "sí, mu titía".

Juega muchísimo, le repite a sus muñecos y animales las cosas que yo le digo a ella: "te queyo muto", "no coques" (no te preocupes) "ya pató".. amo escucharla mientras trabajo, cuando vaya a la escuela la voy a extrañar muchísimo. 

Ese "no coques" me lo dice mucho a mi, cuando escucha que me quejo por algo o que algo me angustia, salta a tomarme de la mano, me da un beso y me dice "no coques mami" ouch! a mi me duele el pecho de tanto amor. 

Ahora me toca decidir cómo será su cumple, si invitaremos a más personas o si disfrutaremos el día con la familia reducida, y si me arriesgaré  a hacerle la torta con el horno que está como loco con el gas no directo. Lo único que tengo claro es que el "cumpenano de Mími é de Peppa" 















martes, 3 de diciembre de 2013

Así va nuestra vida en el campo


Van pasando los días y como muchas de ustedes me han dicho, la casa se va sintiendo más nuestro hogar.

Finalmente ya quedan muy pocas cajas que ordenar, solo las de los libros de  "los grandes" y los poquísimos adornos que tenemos, ya no hay prisa. Hasta ahora había pasado los días limpiando y ordenando hasta que se ocultaba el sol, momento en el que dejaba de sentir los dedos por el frío y me encerraba en la sala con Mími a buscar la manera de estar más calentitas. 

No sé si me he acostumbrado o qué, pero mi marido sigue congelándose y ya yo estoy mejor. Lo más probable es que me estoy vistiendo con piezas más adecuadas o que el frío efectivamente ha dado tregua. 

Mími nunca tiene frío, solo cuando le quiero cambiar la ropa, se arman unas batallas por toda la casa que a veces terminan haciéndome rendir y se queda con la misma ropa varios días. Aun no tenemos agua caliente (se han llevado el calentador dos veces a adaptar ya, le está costando) así que tenemos que bañarle en casa del abuelo y no la bañamos todos los días. 

Hoy he vuelto a pasarme casi todo el día trabajando en el ordenador, me levanté solo para servirle merienda a Mími, salir a tomar un poco de sol juntas al patio y para ir con ella al supermercado del pueblo, y regresé encantada de que después de quejarme tanto en Lisboa de la falta de aceras y limpieza cada vez que tenía que salir a comprar, aquí íbamos por una calle casi sin tráfico, con el río a un lado y árboles del otro, respirando aire puro.

Mími solo ha ido al mercado dos veces, y ya sabe dónde viven las vacas, las ovejas y los perros por el camino. 

Ya confirmé que me traen hasta aquí la compra del súper que usaba cuando Mími estaba muy pequeña y no quería salir de casa, el domingo llegaron muchos litros de zumo de manzana, que es lo que ella bebe. Y esas cosas como burritos o yogures biológicos que aquí son muy exóticas. Poco a poco me voy organizando para no dejar de tener las comodidades que me gustan. 

Por cierto que ahora tenemos tv por cable, yo no tenía desde que estaba en la escuela, y ahora cuando Mími se duerme me quedo haciendo zapping un rato. Ella está encantada con los 5 canales de dibujos, pero no ve tanta tele como en Lisboa.

El fin de semana me llené de valor y saqué el árbol de navidad (me siguen pareciendo lo más cutre del mundo) y luego de dejarlo fuera toda la noche con un baño de agua con vinagre y viento para que soltara el polvo, lo puse en su lugar y lo decoré con Mími y su tía Nana. 

El padre, recogió junto a Mími del campo, todos los higos que no llegaron a madurarse en el verano de la higuera del patio, y preparó un dulce delicioso. También junto al abuelo recogieron kiwis, granadas y caquis. Mími encantada. 

El gato del abuelo ya es como de esta familia también, y viene todos los días a almorzar, bueno, todos los días menos ayer (el muy desconsiderado) que no apareció por ningún lado, y ya me estaba temiendo lo peor cuando apareció hace un rato. Pensé que el plato que le compró "Santa" se iba a quedar para sembrar plantas. 

Ah, y esto me recuerda lo que nos pasó la semana pasada.... mientras cenábamos escuché ruidos afuera, me asomé por la ventana y ¿a que no adivinan qué era?... un zorro, bueno era un fox, que no me acordaba del nombre en castellano y me dio un ataque gritando en la ventana: ¡un fox! ¡un fox!... el pobre salió despavorido por mis gritos, y espero que no vuelva más. Yo quedé en shock hasta que mi suegro nos dijo que a veces se llevan alguna gallina pero que no hacen daño a las personas. Yo por las dudas no dejo las puertas abiertas luego del atardecer.

Así van nuestras aventuras. Estoy satisfecha y me emociona mucho pensar en la primavera y el verano cuando nos visiten la familia y los amigos (espero eh) y aprovechemos todos los espacios llenos de naturaleza juntos. 






domingo, 1 de diciembre de 2013

3 años del blog (+regalo)


Hoy mi blog cumple 3 años acompañándome, sirviéndome de catarsis, de diario de mi pequeña, de constancia de como he cambiado y de como algunas cosas han perdido mi interés y otras ahora me parecen más importantes.


Para agradecerles la compañía, el cariño y los comentarios que me animan, y me ayudan a decidir o ver mejor, les quería compartir unas tarjetas que hice para Mími y que ahora ustedes pueden también imprimir.


En las tiendas la mayoría de las tarjetas de memoria, correspondencia o "flash cards" son con dibujos, figuras exageradas o colores que ni son los ciertos, así que hace unos meses me propuse a hacer nuestras propias tarjetas con imágenes reales, y aunque llevó tiempo y esfuerzo, el resultado fue fantástico.

Pueden imprimirlas en un papel firme y resistente, como cartulina. Yo las imprimí en papel normal y luego las plastifiqué con papel adhesivo transparente, luego las corté una por una (mucho mejor y más rápido sería simplemente cortar la hoja con una guillotina)

Seguro hay varias maneras de hacerlas eficientemente, yo las hice de manera que me quedaran todas iguales y bonitas.

Sirven para varias actividades, memoria, correspondencia.. las hemos usado incluso con las figuras de animales de Mími, posando cada animal sobre la carta que le corresponde, sin más, aquí las tarjetas hechas con mucho cariño:




miércoles, 27 de noviembre de 2013

Probando.. Probando... primer post desde la casa "nueva"


Ya hace 5 días que nos fuimos de Lisboa. La despedida fue tranquila, con una llovizna muy parecida a la que caía el día que nos mudamos de casa la vez anterior a esta. Hubo algunas lágrimas, pero casualidad o no: Mími siempre decía algo que me hacía reír y así me distraía.

Partimos ella y yo en el tren, como unas reinas en un vagón casi vacío de primera clase, cortesía de nuestro corazón papá/marido. Teníamos disponibles 4 butacas enormes y una mesa, las cuales Mími exploró por unos minutos para luego venir a mi llamado y acurrucarnos muy apretaditas en un solo lugar.

Mími estuvo genial, se tomó un biberón en mis brazos, "leyó" cuentos en el Ipad y luego jugamos y reímos los últimos minutos del trayecto. Salió el sol cuando nos acercábamos a nuestro destino y me subió mucho el ánimo.

Llegamos y tocaba correr a tomar el autobús. Se demoró 40 minutos en llegar. Mími se durmió en mis brazos, así que luego me tocó llevarla en la manduca además de mi mochila y mi bolso. La gente me veía asombrada, parecía un burrito de carga.

Luego el taxi. Llamar, esperar, partimos y Mími abrió los ojos, vio el camino lleno de pinos y eucaliptos y se emocionó ¡Cata de abelo! Poco a poco ha ido entendiendo que ahora es su casa también.

Llegamos finalmente y el camión con la mudanza y mi marido acababan de llegar también. Todo llegó a salvo menos mis plantas, lo que más me preocupaba. Algunas mutiladas.

Desde entonces mis días han sido limpiar suelos y ventanas, sacar cosas de cajas y atender a Mími. Siento que no me rinde el día en absoluto. Ya está casi todo en su lugar, pero aun falta ordenar nuestro ropero y armar nuestra habitación.

Hace muchísimo frío en la casa, mucho, tal cual me imaginaba. Las ventanas son viejas, los vidrios muy finos, y no hay ningún tipo de calefacción (ni chimenea). Tenemos un par de radiadores, pero ya estoy pensando cómo podemos hacer para estar más cómodos. ¿Una salamandra tal vez?

Estamos durmiendo los tres juntos, y nos quedamos en la cama hasta las 9.30am, yo me niego a salir de la manta antes. Por lo menos cuando hace sol se puede estar fuera de la casa y es muy agradable, pero apenas se oculta hay que correr a cerrar todo.

Lo que más amo hasta ahora es ver a Mími contenta con los animales, le llevamos los restos del desayuno a las gallinas y los del almuerzo se los damos al gato del abuelo, que viene mucho a jugar en el patio de nuestra casa. Y es muy, muy desconfiado, pero Mími no se rinde, se sienta cerca y lo llama con cariño, le habla mucho, le entiendo poco porque es casi un susurro, pero siempre dice "ven, jugá" y a mi me produce una alegría única.

Hoy fuimos al pueblo, al mercado semanal a comprar frutas y vegetales. Pasamos por la biblioteca (el padre salió maravillado) y comimos en un restaurante de esos portugueses donde todo sabe a hecho por la abuelita y pagas 6€ por la comida completa más bebidas y café ¡yeah!

Ahora me voy porque acaba de llegar el señor que estaba adaptando nuestro calentador del agua, que es como nosotros muy "urbanito" y solo funcionaba con gas directo. Lo adaptaron a la fuerza, nosotros por lo menos tenemos tiempo para decidirnos.. Sería un milagro si ya hoy pudiéramos bañarnos con agua caliente.


miércoles, 20 de noviembre de 2013

Hasta la próxima Lisboa


Es tan raro mudarse por voluntad propia de un lugar que te gusta mucho. Se siente como si en algún momento en medio del torbellino de recoger todo uno de los dos fuera a detenerse y a comenzar a reírse y decir: "vale ya ya, dejemos este jueguito".

Pues no, nos vamos. Hoy ya estoy metiendo en mi bolso las cosas que meto cuando voy a pasar el día fuera, y en mi mochila, la que llevo a los viajes desde los 18 años, voy metiendo la ropa que Mími y yo usaremos los dos primeros días fuera de casa, porque ella y yo seremos las primeras en partir. Dormiremos en casa del abuelo y estaremos listas para esperar el camión con nuestras cosas en la casa "nueva".

No sé cómo me voy a sentir, cuando me fui de Venezuela, el nudo en la garganta era tan grande, el dolor de dejar a mi familia y mi perra era tan inmenso, que no pude dejar salir todo, era demasiado. Cuando nos fuimos de Inglaterra, era solo para pasar un mes en Venezuela de vacaciones, pero por cuestiones ajenas a nuestra voluntad y más como consecuencia del desastre hospitalario en Vzla, nunca volvimos, volamos de Caracas a Lisboa.

El día que dejamos nuestra primera casa en Lisboa, yo estaba emocionada, nos íbamos a una casa más grande, a solo tres cuadras de la anterior,  con habitación para Mími y oficina para su padre. Al fin iba a tener esas ventanas con balcón lisboetas que me encantan,  y hasta un lavadero. Sin embargo, cuando la casa ya estaba vacía y solo me quedaba cerrar las ventanas  y partir, me senté en el suelo a absorber todo el espacio por última vez y a llorar un poco.

Mañana me voy de esta casa que me gusta mucho, que se siente muy nuestra aunque no lo sea, en donde me duermo cómoda y desayuno con el sol suave en la espalda. Me voy de este barrio que siento cercano, donde conozco a la chica de la frutería, a la señora de la pescadería del supermercado que me dice si el pescado está fresco o no,  y a los señores de la carnicería que me llevan la compra a casa para que vaya cómoda con Mími. Donde está nuestra panadería favorita y nuestro amado parque.

Me duele el corazón, no lo niego. Pero al mismo tiempo, mientras limpio los armarios de la cocina por última vez, pienso en la ingrato que es vivir en estas casas que no te pertenecen, que nada tienen que ver contigo más que figurarás en la historia de sus habitantes. La casa donde viviremos ahora, aun no sé si será nuestra, pero es de la familia, la construyeron con amor, y hasta el abuelo de Mími ayudó. En sus habitaciones mi marido pasó una temporada de su adolescencia. Tiene historias que llevan el apellido de mi hija.

Solo quiero que sepas Lisboa, que si esta vez no puedo evitar llorar, mis lágrimas no son de tristeza, ni de decepción, son de agradecimiento, porque me has dado lo más valioso que tengo: a Mími; y porque en un barrio antiquísimo a orillas del Tejo, aprendí que sí se puede sentir otra tierra como tu hogar. 

Sé que volveremos a vivir aquí, pero por ahora, la aventura nos llama. Gracias ciudad querida, casita. 

!Lisboa é Liiiiiiiinda! 







viernes, 15 de noviembre de 2013

Día Internacional del Prematuro: Gracias héroes


Este fin de semana se conmemora el Día Internacional del Prematuro, y esta vez quiero dar gracias a mis héroes, nuestros héroes, los que cambiaron mi vida, mi forma de ver el mundo, los que me ayudaron a aclarar dudas en la lógica de mi cabeza: los médicos que salvan vidas, los enfermeros que cuidan que todo salga bien.

Hay gente con fe en religiones, gente que agradece a lo divino, yo le agradezco a la ciencia, al hombre curioso que no se dio por vencido, que se empeñó en buscar soluciones y en crear milagros, en crear pulmones artificiales, incubadoras y drogas salvadoras. 

Este agradecimiento no se acaba nunca, y lo duro que vivimos podría ser lo que más recuerdo, pero lo cierto es que lo que más recuerdo a diario es a ellos, su lucha, su energía, sus sentimientos, a veces su cansancio o la cara preocupada y otras veces la transfusión de fuerza que nos dieron para creer. 

Cuando es tu hijo el que está en cuidados intensivos, ves a esos médicos y enfermeros como eso, como lo que son en el trabajo, pero luego te enteras de que la doctora que cuida a tu hija con tanto empeño y amor, que hasta pasa por el hospital en su día libre a ver cómo amaneció de la infección, tiene en casa a un pequeñito que nació hace poco también. 

Y que la enfermera que pasa la noche entera con tu recién nacida en el hospital, tiene en casa un hijo pequeño que pasa la noche sin mamá, mientras ella nos ayuda a todos a ser felices, a ver nuestro sueño hecho realidad. 

Gracias al personal que se lleva siempre menos crédito pero que está ahí, que te ayuda en cosas que parecen mínimas pero que hacen que todo fluya, que los médicos hagan su trabajo más organizadamente, que tu hija no agarre una infección con una sábana contaminada: gracias al personal administrativo, al de limpieza, a los técnicos de apoyo. 

Yo quiero pensar que ellos saben lo que valen, pero a veces igual me pregunto si conocerán la magnitud de los milagros que hacen, de que su trabajo es sin duda el más importante del mundo, el que debería estar mejor pagado que cualquiera. 

La primera vez que pensé en eso de los sueldos y lo que es justo, terminé por dejar de ver el fútbol, mi cabeza jamás va a aceptar que un futbolista gane más dinero que los doctores que salvaron a mi hija. 

Doctores, enfermeros del Hospital Dona Estefânia de Lisboa: No hay forma de agradecerles, no la veo. Pero estoy segura de que la sonrisa de cada niño que ustedes salvan, le da más alegría a vuestras vidas, y no sé si todos los padres sienten lo mismo, pero quiero que sepan que estos dos papás cuando ven a su hija jugando feliz, piensan siempre en ustedes. 

miércoles, 13 de noviembre de 2013

La casa en el campo. Reporte 3

Falta una semana para la mudanza. 

Aun están terminando los techos del piso superior. Aun no hemos contratado el arreglo del parquet, y aun falta toda la parte de arriba por pintar. 

Lo bueno es que el mismo señor que se está encargando de hacer los  techos se encargará de pintar toda la parte superior por un buen precio. Nada que ver con los presupuestos absurdos hasta ahora. 

Así que por eso nos ahorraremos el trabajo de pintar tres habitaciones y una sala. Que en verano y con tiempo lo ves como parte divertida del proyecto, pero ya con la mudanza encima, con la temperatura bajando en picada y con mucho trabajo pendiente, comienzas a verlo con menos simpatía. 

Falta mucho aun para hacer que la casa esté lista y cómoda, pero la mudanza no se retrasa, estaremos instalados en solo una habitación por ahora, y demoraremos un mes o más en poder ubicar cada mueble y caja en la habitación que le corresponde (por lo del parquet) pero no hay vuelta atrás, será más fácil resolver todo en persona que por teléfono. 

A mi lo que más me preocupa es el frío, que hasta ahora parece casi verano pero ya veo que la semana que viene baja bastante la temperatura. Y también que el señor encargado de revisar las tuberías del agua no aparece. Y esto no me lo creerán, pero descubrimos que el motivo es un billete de lotería con el que se ganó unos miles de euros y como que la celebración se ha alargado... 

En la "casa boa" como le dice Mími a nuestra hasta dentro de poco casa en Lisboa, hemos ido armando cajas poco a poco, este fin de semana será la estocada final. Quiero dejar todo listo. 

Se siente muy raro, me gusta mucho esta casa, y es difícil pensar que en una semana la abandonaremos para no volverla a ver nunca. 

Lisboa nos provoca, está más linda que nunca, y va llegando la navidad con las luces de colores y las calles más animadas. 

Pero bueno, allá vamos nosotros, a darle vida a una casa vacía y a llenar de flores un jardín que hasta ahora parece más un vertedero de basura. Y esta navidad tendremos familia alrededor y una chimenea para que Santa entre más fácil a casa. 

martes, 5 de noviembre de 2013

34 meses


Hace un par de semanas que Mimi ha estado diferente. No termino de entender qué pasa, no sé si es la edad, si está en una de esas fases de cambios repentinos que me cuestan un poco asimilar o si su conducta se está modificando influenciada por la medicación para las crisis respiratorias (Singulair) que comenzó hace un mes.

Lo cierto es que llevamos unos días difíciles en los que se queja por todo, no come más que manzanas y cereal, chilla y dice que no a todo. 

Ya los dos años están casi en el fin, y han sido maravillosos, nada de lo que se lee por allí que ocurre normalmente, sí que ha cambiado, pero ha sido todo tranquilo y lo hemos disfrutado mucho. Ahora imagino que con los tres años vienen más cambios importantes, y no sé si se trata de eso, o si el estrés por trabajos/mudanza/otros que nos tiene frenéticos en casa le está haciendo sentirse incómoda. 

La semana pasada se despertó tres días seguidos en la madrugada dando gritos, tuvo terrores nocturnos. Gritaba de ojos cerrados que le leyeran otro libro más y cosas de Buzz Lightyear. Esta noche también, los gritos despertaron a los vecinos. Si le hablabla o intentaba tocarla se ponía peor, así que simplemente me quedo a su lado esperando unos minutos y evitando que se haga daño,  y luego ella misma viene a abrazarme con fuerza y sigue durmiendo. 

Días raros. Ya le he dicho que disculpe que estoy perdiendo la paciencia, dando ordenes como un general y gritando, pero es que estoy un poco perdida y no entiendo aun qué le pasa. Ella me mira y me dice "vale" suavecito mientras afirma con la cabeza. 

Igual claro que hay cosas de esas mágicas, horas en las que se te olvida lo difícil que han sido los últimos días, cosas que te hacen sonreír y deleitarte de amor:

-Encuentro a Mími mirándose en el espejo, se da la vuelta y me dice con una sonrisa: Mi pelo es lindo. 
-Por primera vez ha contestado que se llama "Minanda". Se lo dijo a una señora taxista que nos llevaba y se moría de la risa escuchando sus historias, cuando llegamos a nuestro destino la sra. se bajó a intentar ayudarnos con las cosas y Mími la hizo sentar de nuevo en el carro, le dijo chao y le cerró la puerta..
-Ya comienza a usar conectores "el galo vino y entontes.." entonces y porque son los que más dice. 
-Está muy contenta con su abuelo paterno y su tía "nana" 
-Ahora también dice "pero meno quejesto" y es muy "gatioto"
-"Pero meno" ahora todo el tiempo dice ¡pero bueno!
-A veces, cuando algo no le sale bien, dice "vaya..." yo me muero de risa porque esa expresión no la usamos nosotros, imagino que la aprendió de Peppa. 
-Hoy 22 de octubre, mientras su padre le cambiaba el pañal, le dijo "ya está listo mi bebé" Mími le respondió "Bebé no, una niña" no lo podíamos creer... 

También como les contaba aquí me ha dicho te quiero por primera vez, y ahora, como sabe que me derrite, me lo dice mucho, sobre todo cuando estoy molesta. 

Otra cosa que está haciendo últimamente (y ahora mismo) es que me pide que le compre los otros libros de las series de los suyos ¿Saben esa muestra que viene en la parte trasera de la cubierta del libro? ella los mira y se levanta corriendo: "mamá io quero este". 

Ya veremos cómo va este mes de noviembre, haré todo lo posible por mantener la calma y tratar de entender el proceso por el que está pasando. También conversaremos con la alergóloga a ver qué piensa de una posible alteración de conducta debido al tratamiento que le mandó.

No es tener unos días menos color de rosa lo que me preocupa, lo que me preocupa es que ella se sienta mal, que tenga un malestar de cualquier tipo que no la deja estar bien. 


viernes, 1 de noviembre de 2013

Los regalos de Santa de este año 2013



Ya compré los regalos de mi parte, y de una de las abuelas, para Mími. Serán las sorpresas de Santa y de cumpleaños, que en nuestro caso son fechas muy cercanas. Esta vez, por tercer año consecutivo, compré todo en amazon, compré con mucha anticipación, y compré más barato que en las tiendas.

Esta es la ocasión en la que he comprado más adelantado, pero es que quería tener los regalos aquí antes de mudarnos (en tres semanas) por si después había algún problema con el envío hasta el pueblo. Solo una vez al año compramos juguetes nuevos y gastamos más dinero en ello, así que me gusta tomar todas las precauciones posibles para que salga perfecto.



Mími no se ha conectado mucho con su lado maternal aun, pero hace poco estuvimos en una juguetería y dejé que probara un cochecito para muñecas con cuco y le encantó, lo empujó por los pasillos, le bajaba el techo y ponía cosas en la cesta. Casi se lo compro, pero no era la mitad de lindo del que le compramos por la mitad del precio.

También, siempre que vamos a algún centro comercial, enloquece cuando ve estos carritos Little Tikes que alquilan para llevar a los niños mientras compras. El año pasado ya había pensado en comprárselo pero en el apartamento no tenemos espacio, así que ahora que tendremos un patio enorme, la abuela se lo compró. Estoy segura de que enloquecerá de emoción cuando lo vea.

Ya sé que es algo muy cliché, pero me hacía ilusión que tuviera un trailer para cuando recojamos frutas, así que también lo agregué al carro de compras.

Por último dos cosas que le encantarán también, porque ya las ha visto conmigo mientras veíamos lo que quería pedirle a Santa, y le han hecho gritar "yo quero etoooo" la Pelota con asas para saltar de Peppa Pig y un libro del Dr. Seuss: El Gato Con Sombrero Viene De Nuevo



Para su cumpleaños, su padre ha elegido esta caja de legos, un libro de Charlie y Lola y un teclado.

Y después de tantos regalos, hasta el próximo año.

Pueden buscar estos juguetes en amazon.es y el amazon.co.uk. En el caso del amazon inglés, el envío es gratis para muchas ciudades europeas en comprar superiores a 25€.


jueves, 31 de octubre de 2013

URGENTE: Tigre feroz suelto en Lisboa





Esta tarde hubo una alerta en un popular barrio lisboeta, al principio la gente pensaba que se trataba de alguna actividad de Halloween, hasta que se toparon de frente con el feroz animal.


Un poco cansado, luego de pasar varios minutos recorriendo las calles, viendo a los niños salir disfrazados de las escuela y de jugar con otros cachorros que encontraba por el camino, decidió que era momento de sentarse a descansar.

Después del descanso, le rugía la barriga, era la hora de merendar, así que entró sin temor alguno a un supermercado y se fue derechito al pasillo de las galletas:

Listo, barriga llena, corazón de tigre contento. Ahora, antes de que lo atrapen y lo manden a la cama a dormir, se va a ver a los peces en la fuente y a contemplar el atardecer, al tigre y a su madre les encanta esta ciudad, y sus vistas hacen difícil la despedida..



lunes, 28 de octubre de 2013

"Te queyo muto"

Ya otras veces lo había dicho, pero más como una respuesta, o como repitiendo lo que yo le digo, hoy por primera vez lo ha dicho de repente, con ojos que decían lo mismo que sus palabras.

Estaba trabajando concentrada, su papá se la llevaba a dar un paseo, se van, se cierra la puerta y la escucho decir ¿y mamá? corro a abrir la puerta de nuevo, me asomo para explicarle que yo me quedo.

Lo acepta sin problemas, me sonríe, me dice chao y me lanza un beso; su papá la lleva del brazo mientras van bajando las escaleras, pero ella y yo no dejamos de mirarnos, soriéndonos, sigue bajando pero su cabeza volteada hacia mi, sus ojos grandes y brillantes, y ahí pasó: "te queyo muto" me dijo.

Ahora me río tanto que me duele, se me mojan los ojos de felicidad. Le digo que yo la quiero también, que la amo.

Cierro la puerta y sigo trabajando, ahora con más energía y mariposas en la panza. 

jueves, 24 de octubre de 2013

El centro comercial


Hace una hora llegamos Mími y yo del centro comercial. Estamos agotadas.

El papá hoy tiene un día de trabajo muy duro: conocer un hotel 5 estrellas y probar los servicios del spa... Así que yo decidí no quedarme en casa hirviendo de envidia, y me fui con Mími a comprarnos "ajgo dindo".

A la salida de casa fue poner un pie fuera de la puerta y comenzar a caer una lluvia desgraciada. A mitad del camino pensé que mejor me hubiera devuelto, me imaginaba la mirada histérica de mi madre si me viera así en la calle cuando ayer me estaba muriendo del malestar por un virus de esos otoñales. Uff, mejor me concentro en otra cosa, pienso, como en no meter los pies en el río de lluvia que corre, por ejemplo.

Llegamos a la estación, Mími acurrucada en la mochila, arropada y cubierta por el paraguas, a salvo. Yo chorreando agua por el pantalón y los zapatos.

En el centro comercial al que fuimos, acaban de abrir una tienda perteneciente a una cadena que vende muchas cosas muy baratas (sí, de esas que cosen niños en la India, desgraciadamente) y hacía mucho tiempo que no visitaba una, así que fuimos a ver si encontraba un vestido para mi cumpleaños No 30 que es en pocos días.

Mími iba por todos los pasillos diciendo "eto no, eto no".. solo estaba contenta cuando parábamos en la sección de gorros y bufandas. Le dejé ponerse unas orejeras de conejo y pudimos seguir.

Cuando me di cuenta, no tenía nada en la cesta para mi, que era el objetivo principal, y ya tenía varias camisetas para Mími. Momento de reaccionar y dedicarme a lo que íbamos.

Ya casi llegaba a la sección de vestidos cuando nos tropezamos con unas carteras y mochilas de Peppa Pig... "Vale Mími, puedes elegir una". Feliz se fue con su mochila y orejeras, parecía la mascota de la tienda.

Llegamos a los vestidos. Jo.. esta tienda es enorme. Justo voy a revisarlos cuando Mími llora, se quiere ir. Le propongo subirla a la mochila mientras veo los vestidos rápidamente y acepta. Elijo tres vestidos mientras alguna mujer sin oficio ni empatía murmura que soy la peor por estar allí con mi bebé. Me imagino que no tiene hijos o que apenas los tuvo los mandó de cabeza a la guardería.

Vamos a los probadores. A Mími le divierte nuestro cubículo y se sienta un par de minutos, luego descubre lo divertido que es abrir la cortina y que cualquiera que pase vea a su  madre semi desnuda. Poco me importa a estas alturas de mi vida, afortunadamente.

Todo me sirve, no lo puedo creer. Vamos a pagar, pero nos topamos con pijamas de animales y las dos nos emocionamos. Su padre tiene razón, su gritito de emoción y de asombro es igual al mío. Me parto de risa.

Elegimos un enterito de tigre que además de ser súper calentito para la nueva casa, se lo pondré de disfraz en Halloween. Este año no tengo tiempo de coser uno.

Cuando estamos en la fila para pagar, Mími quiere todo lo que va viendo, el viejo truco de posicionar los productos en el sitio correcto. Le digo que peluches no, que ya no vamos a caber en casa. Me dice que ok, pero que quiere pollo. Ella siempre quiere pollo.

Hago la fila ahora para comprar el pollo, Mími está sentada en una mesa rodando en la silla, me derrito de amor de lo buena que es. Llega una señora un poco rara, me bloquea la vista y enseguida llamo a Mími, que viene corriendo porque no entiende mi preocupación. No puedo, mi paranoia llega a extremos insospechados. La ubico entre mis piernas mientras pido y pago.

Nos sentamos a comer. Mími está contenta a pesar del cansancio que ya se nos nota. Mira por la baranda del mall y me dice que quiere ir al "paque de Miki". Le digo que no es un parque, que es una tienda, y que iremos después de comprarle unas botas. Ahora resulta que delira por las botas.

No he procesado bien el exceso de sal y azúcar que acabo de meterle a mi cuerpo cuando ya nos levantamos. Le ofrezco a Mími llevarla en brazos y me dice que no, que lo que quiere es un "boio llojo" sí, esa está difícil, pero quiere decir "un globo rojo". Buscándolo, descubrimos que acaban de abrir una zona de juegos nueva y está muy divertida. Hacemos una parada imprevista. Mími se muere de la risa escalando hasta el tobogán y atravesando un túnel nuevecito.

Llegamos a la otra tienda, le pruebo dos botas, unas negras de niño y unas rosa. No tiene dudas, me dice "yo quero eto" señalando las rosa. Me lo pienso varias veces, después de la mochila de Peppa Pig, esta es la segunda cosa tan rosa que le compro. Parece que la etapa rosa se acerca. Pero la verdad es que se ve para comérsela y además es ella la que se las va a poner, no yo. "Vale, vamos, la rosas serán".

Sí papá, le compré una botas rosa, ojala leas esto antes de tu talasoterapia.

Miro el relój, ya llevamos tres horas en el centro comercial.

Entramos a la tienda de "Miki", Mími abraza unos cuantos peluches, pregunta varias veces "quejeso" y finalmente salimos. Me voy por el lado más largo hasta el metro con tal de no pasar frente a la juguetería de la jirafa, esa la que Mími llama "da apataia".

Después de un largo camino en el que nos perdimos por el sótano, llegamos al metro. Siento a Mími, acomodo las bolsas,  me siento y ella me mira y me dice "quero cocolate"... "oh Mími, tendremos que.. ay! que tengo un pedazo en el bolso". Esos bolsos mágicos de madre. Le brillaban los ojos comiéndoselo, la señora que iba al frente no paraba de reírse.

Llegamos a nuestra estación, vamos despacio y con calma hasta que veo que nuestro autobús está a punto de salir.. subo a Mími a la mochila y acelero el paso. Lo alcanzamos justo cuando ya cerraban las puertas. Mími y yo "chocamos 5" victoriosas.

El camino a casa es corto, pero ya en el metro Mími venía con los ojos vidriosos. Le hablo, le propongo llamar a la tía Andrea para mostrarle el traje de tigre, sonríe y afirma con la cabeza, pero ya estoy perdiendo mi propósito, falta una cuadra para llegar a nuestra parada y a ella se le va la cabeza a un lado "Mími no te duermas!" me ignora. La levanto y la pongo en la mochila de nuevo, no es fácil llevarla sin la mochila junto a las bolsas y mi bolso.

Nos bajamos del autobús, caen apenas unas gotas mínimas, pero es suficiente para que mi pequeña observadora tenga algo que decir "ta ñomiendo mamá" Sí.. perdón, ya te tapo la cabeza.

Llegamos  a casa, dejó caer las bolsas en la puerta y al abrirla pateo todo hacia adentro. Saco a Mími de la mochila, la acuesto en la cama dormida y le susurro "vale, duerme un ratito" ella abre un poco los ojos, mira la cama, se acomoda y me dice "ya tá".

Ahora necesito el resto del día y la mañana de mañana para recuperarme, ella seguro se levanta como nueva. 

domingo, 20 de octubre de 2013

Nueva sección: Libros favoritos de Mími


Como les cuento en la nueva sección: Libros favoritos de Mími muchas veces me preguntan recomendaciones de libros para bebés y niños. Así que para hacer más fácil la respuesta los he organizado todos en una lista.

Nuestra intención de que Mími apreciara los libros desde pequeña ha dado resultado, y como les he contado muchas veces es una lectora muy enganchada. Ya hace tiempo hace como que lee sus libros en voz alta, pero ahora ha comenzado a decir las historias de memoria y a inventar una según las imágenes que ve.

Creo que mientras más temprano se comience a cultivar el amor por la lectura, mejor. No estoy de acuerdo con esas teorías de que enseñarles a leer muy temprano los desvía de otros conocimientos más importantes para su edad o que les hará aburrirse rápido de leer. Yo aprendí a leer antes de entrar a primaria y desde entonces no he parado.

Me encanta cuando me recomiendan libros para mi o para Mími, así que siempre que consigan uno de esos libros difíciles de soltar, acuérdense de mi y cuéntenmelo :) 

viernes, 18 de octubre de 2013

La casa en el campo. Reporte 2


Ya estamos en Lisboa, llegamos ayer por la tarde. Que alegría entrar a nuestra casa limpia y funcional, espero que dentro de poco tiempo pueda sentirme satisfecha con la otra casa al igual que con esta.

Se me quedó un borrador (hecho en el note pad) por publicar, y aquí lo copio finalmente, desde mi cama suave en mi habitación silenciosa:

"Está lloviendo. Hace tres días que llueve mucho, esto es un pequeño valle y la vista de la lluvia y los nubarrones grises me encanta. Desde la parte trasera de la casa solo se ven pequeñas montañas, como rodeándonos, y con lluvia y la neblina se ve todo muy misterioso.

Ya estamos muy cansados, aun falta terminar de pintar en la parte baja de la casa, espero que en dos días más esté listo. Yo he "perdido" mucho tiempo rellenando imperfecciones en la pared, sobre todo arreglando una parte del friso de una pared que se cayó, ya me estrené con el cemento blanco.

También he estado ocupada matando arañas, ya perdí la cuenta de las que he tenido que golpear con la brocha o lanzar por los aires con un cepillo. Tenían la casa tomada y ahora se ha vuelto un asunto de "eres tu o soy yo".

El domingo no pintamos por la lluvia, escuchando las recomendaciones de que no lo hiciéramos. Ya el lunes dijimos que era pintar o perder más tiempo así que decidimos seguir pintando, por ahora a pesar de la humedad la pintura se ve bien, espero no llevarnos más sorpresas.

Ayer vinieron dos personas a hacer presupuestos de los techos del piso superior, hoy viene uno más y entre esos tres decidiremos quien se va a  encargar de quitarnos esa preocupación y nuestros ahorros.

Esta mañana cuando entramos a la casa vimos que una pequeña parte del suelo de madera del comedor tenía unas manchas de agua, como si estuviera filtrándose el agua de la lluvia por algún lado. Algo más que resolver.

Yo extraño la comodidad de nuestra casa, quiero ya tener todas nuestras cosas aquí. Ya son casi dos semanas que llevamos en este maratón y extraño más que nunca mi baño y mi colchón.

Mími está bien. Se cayó de la cama porque se asustó dormida y se golpeó un párpado, fue por culpa de el gallo chillando.. le puse árnica enseguida pero aun así se despertó con el ojo gigante, por la tarde ya estaba mejor.

En nuestra casa de Lisboa ( o la "casa boa" como dice Mími) hay ventanas de doble vidrio, no se escuchan casi ruidos, aquí hay muchos sonidos nuevos y ese es su tema de todo el día todos los días..¿Quéjese luilo mamá? un (perro, carro, moto, señor, tractor, pájaro) Mími. ¿Que fue iso? (la madera, la lluvia, el viento, un gato) Mími.. y así vamos, a las 8pm ya solo le respondo que no sé..

Aun no tenemos internet, lo que nos desespera porque se nos está acumulando mucho trabajo."


Las imágenes son de una ciudad en papel que le dibujé a Mími para que me dejara pintar un poco y la única habitación de la casa que ya esté lista.

Pues aquí estamos. Ya tenemos encargados de arreglar los techos elegidos. Ahora falta elegir la fecha en la que podemos volver a estar unos días por allá, lo cual es un poco complicado porque tenemos trabajo y yo estoy en espera de una resonancia para ver si los médicos logran ver mejor lo que tengo en la pared abdominal y marcar fecha de cirugía.

Ayer llegamos y me tomé dos horas para mi, para transformarme en una señorita de nuevo. Estrené toallas blancas y sábanas limpias en la cama. Cuando finalmente me pude acostar en mi colchón no podía creer lo suave que es.

Mími estaba como loca con sus juguetes, se subió en todo lo que tenía ruedas, pintó todas las hojas que vio y abrazó a todos sus peluches. Dormimos mejor, sin duda, con mucho silencio pero Mími igual se despertó temprano. Espero que sea un ajuste y que podamos seguir quedándonos en la cama más rato por las mañanas.

Ahora a trabajar, debemos aprovechar muy bien los días, ahora debo también contratar el servicio de mudanza.

jueves, 10 de octubre de 2013

La casa en el campo. Reporte 1



No tenemos una buena conexión de Internet en la casa del abuelo, me hace mucha falta escribir y ordenar mis ideas, por ahora me conformo con pensar mucho cuando me voy a dormir.

Estamos en la aldea a la que nos mudaremos, se supone que nos íbamos a Lisboa hoy pero necesitamos varios presupuestos y las cosas van lentas, por lo visto en la crisis le va mal a todo el mundo menos a los que hacen obras en las casas.

La casa necesita muchos arreglos, ya lo sabíamos, pero no contábamos con que el friso de los techos del piso superior estuvieran en peligro de caerse. Hay opiniones encontradas al respecto, pero ¿quién quiere correr ese riesgo?

Ya estábamos a punto de voltear la  pintura en el bote del rodillo cuando vimos que los techos no estaban muy bien, ahora estamos esperando saber por cuánto nos sale la eventualidad

Los 3000 euros que nos querían cobrar por pintar la casa por dentro están fuera de cuestión, así que nos hemos puesto manos a la obra, ya hemos pintado una habitación del piso de abajo que estaba en perfectas condiciones, y básicamente ya podemos mudarnos y quedarnos allí mientras tanto

La cocina está súper fea, pero por lo menos el lavaplatos funciona y nosotros tenemos nuestros propios electrodomésticos.

Por ahora, mientras uno de los dos pinta el otro juega con Mími. Si es a mi a quien le toca estar con ella, la entretengo mientras relleno hoyos y grietas con masa.

Estoy orgullosa no, lo siguiente, de nuestro desempeño arreglando cosas que nunca nos habían tocado. La experiencia decorando pasteles para Mími me han hecho una experta niveladora de paredes.

El parquet no está en tan malas condiciones, sobre todo tomando en cuenta que la casa es de los cincuentas y que tenía como 7 años cerrada, sin embargo algunas partes tienen bichitos, y hay que pegarlo en un par de habitaciones, rellenarlo, lijarlo y darle el acabado final para que quede como nuevo. Solo eso son 1000 euros.

El patio, lleno de árboles anárquicos y mucha basura, es lo que menos nos importa por ahora, lo principal es la casa por dentro, pero igual hoy el "abelito" se encargó de cortar varios árboles que entorpecían la entradade la maquinaria para limpiarlo y nivelarlo.

Casi cortan el árbol que más me gusta de la casa, la rosa del japón, de la cual me enamoré la primera vez que la vi, pero el  abuelo le quitó solo un pedazo para probar si por el espacio que dejamos cabe el tractor, ojalá que sí. Que triste me puse de pensar que la cortaban.

Mími se ha portado súper bien, a veces se fastidia y debemos dejar todo y atenderle, pero normalmente logramos entretenerle con las brochas o un spray de agua para que "pinte" la pared o riegue las plantas. También está con fiebre de la escalera, y quiere bajar y subir todo el tiempo, siempre tiene un juguete que buscar en la otra planta de la casa..

Está feliz de jugar con todos los animales, pero por la madrugada cuando el gallo canta le da terror, las primeras noches lloraba a gritos, ahora solo se asusta y no quiere dormir más. Ha comenzado a ponerse la manta cubriéndole la cabeza, me parece  algo muy curioso porque nadie se lo enseñó, supongo que lo traemos en el sistema como un mecanismo de defensa.

Lo cierto es que por el día, es la "master" de los gallos, gallinas y pollitos, los espanta, les reprende por hacerse cocó donde no es y les da el maíz por la tarde cuando llega su abuelo.

Hoy no he podido trabajar en la casa porque su padre tuvo que ir a resolver unos asuntos en Lisboa, y aprovechamos para subir al pueblo a conocer la nueva biblioteca. Es bellísima, la instalaron en una casona antigua restaurada y el espacio para los niños es de sueño. Lo mejor es que todo los libros y juguetes están nuevos. Mími ya tiene su tarjeta, sonrió orgullosa para la foto.

Esta aventura y este gasto de dinero duro, estoy segura de que valen la pena, estoy segura de que esta experiencia va a cambiar nuestra vida para mejor. Cuando estoy totalmente agotada, con la espalda molida y las manos engarrotadas de tanto trabajo, se me olvida todo y me vuelve la energía cuando suena la puerta de la entrada y Mími grita emocionada ¡abelito! o ¡tía nana!!


viernes, 4 de octubre de 2013

33 meses



El último mes ha sido el mes del: "Me parece" al principio me hacía mucha gracia, pero ya va comenzando a desesperarme un poco:

Yo: Mími recoge un poco de juguetes
Mími: Me paete que no mamá...

Yo: Mími come algo, no has comido nada hoy
Mími: Me paete que no

Yo: Mími ¿vas a pasar el día entero viendo tele?
Mími: Ummm me paete que sí..

Sabe usarlo perfectamente, y ahora casi todas las oraciones las comienza con "me paete". "Me parete que el panal ta frío" "Me parete que eto es un pescaio" "Me parete que no quielle"...

Y yo me sigo sorprendiendo de las cosas que dice,  me pregunto de dónde las saca hasta que me escucho a mi misma decírselas.. ¿Mími te parece si vamos al mercado?...

Hace muchas cosas que aprende de Pocoyó. Sí.. su padre dice que es como su hermano mayor, estamos en la sala y ella aparece caminando exactamente como el, hace una payasada y luego levanta un brazo en señal de triunfo. Nos partimos de risa.

Otras cosas que han pasado este mes:

  • Hoy día 7, Mientras estaba sentada en la compu, vi que Mími entraba a la sala a buscar frutas de madera, después de unos minutos me grita a lo lejos "Mamá, agola a comé" me asomo y había servido tres platitos con fruta en la mesa y me esperaba sentada... lloré de la emoción.
  • También hoy 7 ha sido el día en el que Mími ha comido más en su vida: Una banana, más de 15 fresas, medio croissant, dos sardinas (tal vez más de dos) un poco de chessecake, un vaso de jugo, un pedazo de pizza tamaño adulto y dos biberones, uno de leche de vaca y uno de cabra. 
  • Mími sabe escoger videos y darle play al AppleTv
  • Mími está pintando fabulosamente, ayer hizo su primera figura formal, Un sol. 
  • A Mími le molestan los hoyitos que se le hacen alrededor de la rodilla, llora y dice que no los quiere tener... (yo aguanto las ganas de echarme a reír y la consuelo)
  • Fuimos a una fiesta, la chica que estaba pintándoles las caras a los niños le ofreció hacerle una mariposa, Mími la miró y le dijo " No, un coatón" se fue contenta con su corazón brillante.
Fuimos a visitar a los "tíos" de los intensivos, como siempre se asombraron de verla tan grande. La oftalmóloga me dijo que sera miope, pero que por ahora no necesita ninguna ayuda para ver bien. La "inmunoalergóloga" le ha mandado tratamiento con Singulair para los síntomas de asma, me ha explicado que el problema es que sus bronquios son hipersensibles y reaccionan severamente a cualquier estímulo. Afortunadamente no ha tenido ninguno de los síntomas terribles que puede causar esa droga como efecto secundario. 

Ya finalmente Mími no bebe leche en la madrugada. Hace más de mes que hemos implementado esa medida forzada, pero no quería decir nada hasta que fuera un hecho. Le damos el último biberón al dormir y el siguiente por la mañana cuando lo pide. Aun se despierta algunas noches y lo pide, yo le digo que no y ella se levanta de su cama y va al lado de su padre y le llora por el "tete" su padre le dice también que no y ella se devuelve como un robot  a su cama, se deja caer y sigue durmiendo, eso lo hace casi todos los días. Es muy gracioso. Seguro en cualquier momento ya lo olvida. 

Ahora si ha descubierto el placer de las galletas, y las pide todo el tiempo. También ha estado comiendo muchos cereales. Y sigue comiendo más de una banana al día. 




Se la pasa tomando fotos con el Ipad, todas las que ilustran este post fueron hechas por ella. Se suben automáticamente a nuestro back-up y me quedé encantada estudiando la composición de su imágenes, es precioso ver cómo ve al mundo. Lo que me da más ternura es ver que en las que me hace a mi me salen ojitos de amor siempre ¿cómo no? si cuando se me acerca y me dice "foto mamáá tonrisaaa" yo siento que me derrito. A la abuela y a la tía también las fotografía a través del skype.

Estas últimas semanas ha descubierto también la plastilina, tiene un recipiente lleno de bolitas de plastilina de colores y moldes, y no lo suelta. 

Como siempre, estamos felices. Plenos. Esta etapa está siendo de nuestras favoritas, escucha, repite, responde, quiere aprender, está muy cariñosa, colabora de vez en cuando y está muy ocurrente. 

miércoles, 2 de octubre de 2013

Pinto, luego existo

Pintar, eso es lo que más le gusta a Mími. Hay lápices de colores por toda la casa, papel pintado de todos los colores y con toda clase de pintura, y el juguete que llevamos para las esperas y las comidas fuera de casa es una bolsita con lápices de cera.

Mis dibujos son los mismos de cuando tenía 7 años, aun dibujo las mimas cosas y de la misma manera, pero claro que eso a Mími no le importa, y para ella mis vacas son perfectas y mis Mickeys son lo máximo.



Hace una semana que comenzó a pintar la primera cosa concreta: el sol. Nos emocionamos mucho cuando hizo el círculo todo irregular más lindo que he visto, y paso siguiente, le agregó unos rayas como rayos. Luego dijo "un tol".

Ya hace un esfuerzo por pintar dentro del dibujo, y cada semana mejora.

Ahora siempre anda pidiéndonos que le dibujemos cosas y animales, para luego pintarlos. Lo que más pide son: gatos, leones, Mickey, conejos y toboganes con escaleras. La escalera es muy importante.

A raíz de esta pasión de Mími, la casa se ha visto inundada de marcadores (rotuladores) sin tapa, y de tapas sin marcadores... se me ocurrió la idea de crear unos marcadores con tapa retráctil o algo por el estilo, pero luego pensé que ya debe existir, así que si alguien conoce algo parecido por favor apiádese de mi y deme el dato.

Ahora estoy esperando estar mudados para comprar archivadores y guardar los alguno de los dibujos organizados por año.






sábado, 21 de septiembre de 2013

Un potitito más mamá, po pabó


Los últimos dos viernes me he propuesto durante el desayuno trabajar solo medio día. Los dos últimos viernes he "entrado en calor" escribiendo y editando y no me he levantado del computador hasta después de las 7pm. Que diferente es todo cuando tu jefe es guapo y está casado contigo...

Después de mi taza de té de jazmín comienzo: "Si estás viajando a la ciudad de...." no llevo dos líneas cuando escucho "mamá, un potito de bubo, po pabó" vale, tiene sed, y además me lo está pidiendo por favor, voy encantada y le traigo su vaso con zumo de manzana.

Me vuelvo a concentrar: "aquí podrás encontrar infinitas.." y vuelven los pedidos amables "mamá, pendé a tele, po pabó" bueno, vale, tampoco puedo pretender que se siente tranquila a mi lado mientras trabajo, no me puedo negar a la tele, o el Ipad. La enciendo y sigo escribiendo, solo para ser interrumpida unos segundos después: "más monunen" pero no reacciono, repite con un poco más de fuerza " más monunen po pabóóó" ah, el volumen, si apenas se escucha, listo Mími.

Escribo, me pierdo en la información y solo paro para traerle más comida o bebidas a Mími o para explicarle una vez más que el biberón es solo para irnos a dormir. Me propone ir a la cama a dormir varias veces, en horarios disparatados, sé lo que quiere conseguir, me río y le digo que no me va a marear tan fácil.

Cuando levanto la mirada y veo el reloj son casi las dos de la tarde y no he hecho la comida. Fuck.

30 minutos después, los noodles con pollo y vegetales están listos, quedaron buenos para lo rápido que los hice. Mími me pide "una cutara, po pabó" Yo me río, no entiendo como ahora dice por favor todo el tiempo si yo jamás le he pedido que lo haga, pero cada vez que me lo dice no me puedo negar a lo que quiere, me mata de amor y ternura.

"Mamá, el pata po pabó" y salgo a buscarle el Ipad, "Mamá, más tete po pabó" y le hago re-fill del biberón. "Papá, chotolate, po pabó" y en tres segundos tiene la boca achocolatada. Es como si nos hechizara.

Luego de los Noodles se durmió para la siesta, esta vez, después de mucho tiempo, con su padre. Linda vista.

Sigo en lo mío, links, negritas, likes, fotos, tours, museos, mercados... Mími se levanta de la siesta, aparece en pañales y con un sombrero en la cabeza "Mími ¿puedes recoger un poco la sala mientras mamá termina?por favor.." Hum, ahora que lo pienso nosotros siempre le pedimos las cosas de esa manera. Sí, definitivamente el ejemplo es más poderoso que palabras mil veces repetidas.

Mími va de aquí a allá repartiendo hojas, animales de plástico y tarjetas de memoria por todas partes, siento mi ansiedad crecer de ver como la sala se va llenando de más desorden, pero no me levanto, acepto que Mími puede estar aburrida de que nadie juegue con ella y que sería el colmo pedirle que no desordene.

De repente aparecen ella y su padre en la puerta "vístete, vamos por un bistek" Mími esta vez no dice por favor, solamente sonríe y dice "papa tita". Son casi las 8pm cuando finalmente me levanto del computador, se acabó mi "medio día de trabajo". Estoy mareada y me siento como drogada de tantas letras y monitor.

Comemos, mezclo el vino blanco con 7up y me siento aliviada cuando salimos del ruido del restaurante. Hace calor para ser una noche de septiembre, nos vamos al parque a la hora en la que Mími debería estar quedándose dormida. Podría ser la última noche de verano del parque, hay que aprovecharla.Cuando ve por donde vamos dice "vamo tu parque".. "sí mi amor" sonreímos los tres.

Aprovecho la noche sin brisa, la luna llena enorme haciendo brillar al río Tejo en el fondo y el poco público en el parque y hago un poco de yoga mientras Mími se sube al tobogán con su padre. "Mamá, ven comigo po pabó". Había tardado. "Voy mi amor" ¿quién se resiste?

Llegamos a casa, nos bañamos en tandem y a la cama. Mími se duerme profundamente, yo me pierdo en un libro de suspenso por varias horas. "¿Cómo es posible que ya sean las 2am?"dice mi marido que está con el Ipad callado a mi lado. Amo ese silencio en compañía. Voy por el 70% del libro, sé que no voy a poder parar.

A las 4am termino el libro. Mími parece oler que finalmente me voy a dormir y se despierta, se sienta en la cama medio dormida "Mamá, bubo com vatito de emo, po pabó" jo... ¿cómo puede hacer un pedido tan específico a esta hora?... Le digo que no es emo (Elmo), que es Nemo, y me siento más ridícula aun de estar dándole esas explicaciones en medio de la madrugada.

Se toma el "bubo" y vuelve a la cama. Finalmente me estoy durmiendo cuando la veo salirse de su cama de nuevo, busca una de mis almohadas que terminan en el suelo y se la lleva con ella, se acuesta otra vez, casi sentada de tanta almohada. Se despierta, se sube a nuestra cama. Su padre la arropa y ella le suelta "No papá, po pabó" antes de quitarse la manta con actitud de "tu y tu manta con este calor" y se vuelve a dormir.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...